Esperando en El Calafate

Sí, llevo unos días esperando en El Calafate la llegada de mi buen amigo Miguel . Hoy día 30 de Enero, llegará en avión al Calafate , Miguel estas viajando unos días por Argentina, con él visitaré el famosísimo glaciar Perito Moreno. Después el tomará rumbo a Bariloche y yo empezaré otra vez a pedalear.

El Calafate es una ciudad moderna que fue fundada en 1927, prácticamente vive del turismo, esta situada a unos 80 km del glaciar Perito Moreno. Estos días de espera se me han hecho un poco pesados, pero por fin, en unas horas terminará mi espera. nLa calle principal de la ciudad se llama San Martíf yXsta llena de tiendas donde se puede comprar todo tipo de artesanías, recuerdos y todo lo referente al equipamiento de montaña, también hay muchos restaurantes, bares y un gran casino. Todo ello con precios bastante caros.

Como en estos días no me han pasado muchas cosas no tengo mucho que contar, por eso os contaré mis planes de futuro. Cuando me separe de mi amigo, iré hasta el Chaltén un pequeño pueblo cerca del famoso monte Fitz roy, posiblemente haga un día o dos de caminata. Después de caminara hacia la Carretera Austral . Para llegar a ella tendré que pedalear durante unas horas y llegar al puesto fronterizo argentino, allí sellaré mi salida de dicho país, cruzaré un lago en barco. Una vez cruzado este lago me tocará arrastrar y empujar mi bici durante una 6 o 7 horas, por un camino o según tengo entendido más que un camino casi un arroyo, llegaré al puesto fronterizo de chile sellaré mi pasaporte y tendré que esperar a otro barco para cruzar el lago O´higgins y de nuevo pedalearé otro ratito y llegaré a Villa O´higgins, que es el final de la famosa Carretera Austral.

La carretera Austral es una carretera chilena, su recorrido son 1240 km y une Puerto Montt y Villa O´Higgins. Su construcción se inicio en 1976, siendo uno de los proyectos más costosos y ambiciosos de todo el siglo XX en el país. Debido a la complicadas características geográficas del territorio, en el que predominan los montañas lagos, ríos y campo de hielo. la mayoría del recorrido esta sin asfaltar como acá dicen es de ripio.

Por fin dejaré el viento y como dicen aquí la pampa, aunque la Pampa es una región en el centro de Argentina, como ya os comente, que es famosa por lo fértil de su terreno. La mayoría del terreno por el que he pedaleado hasta ahora según los lugareños es pampa, esa zona donde sopla el viento, con poca y baja vegetación casi medio desértico, casi deshabitada y siempre igual.

Así que en unos días dejaré el famoso viento ” de la pampa” y me enfrentaré a la famosa lluvia de la Carretera Austral. Creo que en bastante tiempo no tendréis noticias mías.

El puto viento patagónico me vuelve loco

Cuaderno de Ruta: Puerto Natales, Cerro Castillo, Torres del Paine, Cerro Castillo, El Calafate(Argentina)
Hola amigos y lectores, hace mucho que no escribo en mi blog, pero eso no quiere decir que no me hayan pasado cosas. ¿ Qué cosas me han pasado? Huelga general en la XII región chilena Magallanes cuando estaba en ella, caminata por el parque nacional Torres del Paine y ¿ Cómo no? Viento, viento y más viento por algo estoy en la Patagonia.
La huelga general o el paro como dicen acá, en Chile, empezó al día siguiente de llegar a Puerto Natales. La huelga era en contra de la subida del precio del gas en un 17% en la región de Magallanes. Esta región es la más al sur del país, no tiene acceso por carretera, solo por avión o barco o bien por carretera pero entrando desde Argentina. Cuenta con unos 200.000 habitantes siendo Punta Arenas y Puerto Natales sus dos únicas ciudades, a parte de estas dos hay algún pueblito y la gente que vive en las estancias ganaderas. Por lo austral de esta región hay un duro clima, en invierno  tiene muy pocas horas del luz y hace mucho frío, por eso que el gas es vital para los magallánicos con él, calientan las casas y el agua y cocinan.
Para protestar contra esta subida del gas los magallánicos cortaron todas las carreteras y  accesos a las ciudades. Así que me quede bloqueado en Puerto Natales sin poder ir al Paine. Allí estuve 5 días. Toda la gente tanto turistas como natalinos hablaban a todas horas del paro. Los primeros porque no podían salir de la ciudad incluso algunos de ellos perdieron billetes de avión. Los segundos porque se veían implicados directamente con el alza del gas.
Estos días “bloqueado” en la Natales me resultaron interesantes, estaba alojado en un pequeño camping donde también se alojaban muchos trabajadores de las Torres del Paine guías, porteadores, cocineros….. con ellos charlaba y paseaba por la ciudad donde todos sus negocios permanecían cerrados, solo de vez en cuando abría una tienda, se corría la voz y se llenaba de gente que iba a comprar comida. El tema en las calles, en el camping, en las tiendas era el paro. La mayoría de los magallánicos decían lo mismo; que el gas se producía en su región, que si subía el gas después subiría todo, los alimentos, los colegios, el médico….que su región siempre había estado olvidada por Chile….Pero lo que más gracia me hacia de todos los comentarios de los magallánicos era lo que decían y pensaban sobre el  presidente de Chile,Piñera. Según me comentaban hace menos de un año, justo antes de la elecciones chilenas,  viajo a Punta Arenas y allí dijo que se comprometía a no subir el gas a los magallánicos. Oí a muchas personas decir lo mismo : “por esos le votamos, porque dijo que no subiría el gas y porque pensaba que si era de familia de plata, estudio en Harvard y logró multiplicar esa plata hasta hacerse una de las personas más ricas del mundo, eso haría con nuestro país” . Por esos argumentos tan oídos por mi, el presidente Piñera obtuvo casi el 70% de los votos de los magallánicos.
Con la decisión de Plñera de subir el gas, la percepción de los magallánicos sobre su presidente cambio : de ser el salvapatrias pasó a ser el vendepatrias, de ser un gran empresario pasó a ser un “huevon” platudo, de ser el presidente Piñera pasó a ser “el piraña”. Pero el comentario que más gracia me hizo fue el de una persona que dijo por la tele, “yo no le vote porque hago caso a las palabras del nobel colombiano García Márquez : ” no crean en amores de putas, ni en palabras de políticos”.
Este paro costo la dimisión a cuatro ministros, la iglesia católica tuvo que hacer de intermediaria, pero pasaban los días y no se llegaba a un acuerdo entre el gobierno y los ciudadanos.
Cuando llevaba 4 días en Natales me encontré con Clementm el francés con el que había pedaleado en Tierra del Fuego, me dijo que a las bicis ya las dejaban pasar por los cortes de carretera. Al día siguiente partíamos hacia el Parque Torres del Paine en bici y con comida para 7 o 8 días. En dos días llegamos al Paine, dejamos nuestras bicis y comenzamos a caminar durante 5 días por ese espectacular paisaje todos sus picos, sus valles, sus lagos, sus senderos prácticamente eran para Clement y para mí. Debido al paro llevaban 5 o 6 días sin entrar turistas en el parque y según nos dijeron generlamente entran unos 800 o 1000 diarios, cuando entramos nosotros fuimos los únicos.
¿Qué contaros sobre este fantástico lugar? creo que no hay palabras para describir este lugar o por lo  menos yo no las tengo. Pero al igual que me quedó sin palabras ante esa hermosura natural me quedo sin palabras de pensar que gran parte del parque esta en manos privadas. ¿Cómo los ríos, los glaciares, los valles, los azules lagos…pueden pertenecer a alguien?
Después de 5 días de caminata, Clement y yo agarramos nuestras bicis  para enfrentarnos otra vez al viento patagónico. Pedaleamos durante 3 días a veces de noche, otras de día siempre esperando a que no se levantara el temido viento. A unos 50 kilómetros de El Calafate (Argentina) donde pasamos la noche, a las 4 de la mañana nos levantamos y empezamos a pedalear. Cuando divisamos el cartel de 30 km El Calafate el viento empezó a soplar con fuerza, al rato Clement pincho, era la 3 o 4 vez en tres días, tiro su bici al suelo la dio dos patadas mientras decía un  montón de improperios en francés, yo le miré perplejo él me miro y me dijo : ” el puto viento patagónico me vuelve loco”, los dos nos empezamos a reír a carcajadas. Creo que los dos pensamos lo mismo estamos a 30 km de El Calafate no tenemos cámara de repuesto, empieza el viento  así que nos quedan más de tres horas de sufrimiento  y lo peor no hay agua hasta que lleguemos a la ciudad. Así que nos reímos, comimos algo de pan y queso. Vimos aparecer un pequeño camión, los dos le hicimos dedo pero no paro. Creo que no pasaron ni dos minutos y vimos de nuevo el camión que venía en sentido contrario, eran tres chicos mendozinos que viajaban en un pequeño camión que se apiadaron de nosotros, hicieron hueco metimos las bicis y nos llevaron al Calafate. Donde nos pudimos dar una ducha y comer bien después de más de una semana de pedaleo y caminatas. Salud! y hasta pronto.

De Punta Arenas a Puerto natales, por la región Magallánica

Cuaderno de Ruta, Punta Arenas- Puerto Natales 250 km
Ya estoy e Puerto Natales, eso si, con un poquito de trampas. El domingo abandoné Punta Arenas, ciudad chilena situada a orillas del estrecho de Magallanes. Este estrecho fue descubierto por Fernando de Magallanes en 1520,  por eso su nombre.Tardó cinco semanas en atravesarlo debido a la bravura del mar.A diferencia de lo que suele creerse, Magallanes, capitán al servicio de Carlos I de España, no llegó a dar la vuelta al mundo, pues fue asesinado cuando volvía a España, por un jefe rebelde en las Filipinas. Tan sólo regresó un barco de los cinco que partieron, con Sebastián Elcano como capitán, siendo la primera vez que se circundaba el mundo.
En Punta Arenas pase tres noches, el domingo por la mañana  partí, me separé de mi compañero Clement que iba a esperar a un amigo, me destino sería Puerto Natales a unos 250 kilómetros de distancia, calculé que tardaría unos tres días.
Cartel en Natales
Pescador en Puerto Natales, al fondo las montañas nevadas
Os contaré un poco como fueron esos tres días de pedaleo, pero ¿os lo imagináis? pues si, viento, viento y más viento. Como he dicho salí el domingo, eran las 8 de la mañana y la ciudad estaba aun dormida, a pesar de que amanece a las 4 de la mañana, si a las 4 de la mañana se hace de día y  se hace de noche casi a las 11  pero nunca se llega haber una oscuridad completa  siempre hay claridad.Esto es ahora, en verano, pero en invierno es al revés no hay más de 5 o 6 horas de luz. Tardé  un rato en salir de la ciudad, avanzaba despacio, porque aquí en la Patagonia siempre hay viento y a mi siempre me da de cara o del costado izquierdo. El viento comenzó a soplar fortísimo, había recorrido unos 50 kilómetros, paré monte la tienda y me refugie en ella, era sobre las 11 de  la mañana. Estuve metido dentro de la tienda hasta las 6 de la tarde, que empezó a llover, pensé, buena señal acá dicen que cuando llueve no hace viento así que otra vez a pedalear bajo la lluvia pero sin viento que alegría. Hice unos 25 kilómetros más, decidí buscar un sitio donde acampar y pasar la noche, acá en la Patagoia Chilena es difícil, ya que todos los campos son privados y hay vallas a lo largo y paralelas  a la carretera. Pero encontré un “riconcito” donde acampar. Pasé la noche, me levanté a la cinco de la madrugada para avanzar antes de que supuestamente empezará en ventarrón, ya que por lo general, como ya he dicho anteriormente  siempre hay viento, pero  es por la mañana y hasta las 5  de la tarde  más o menos cuando sopla con más ganas o por lo menos eso dicen los lugareños. El  día siguiente transcurrió como el anterior, pedalear contra el viento,rectas, paisaje monótono, escasa vegetación, ni un sólo árbol,  pedir agua en las pocas  estancias, montar la carpa, tienda en América, pasar el día metido en ella  y a última hora otro rato de pedaleo.
A pesar de todo en dos días había conseguido hacer 160 kilómetros, para el último día me quedaría unos 90 km para llegar a Natales. Cuando sonó mi despertador a las cinco de la madrugada, soplaba mucho viento, era imposible ponerse en marcha, aguardé y aguardé nada el viento no daba ni una pequeña tregua, en la tienda estuve no se cuantas horas metido, el viento según me dijeron después,  soplaba a más de 120km/hora. Me dije, si a las 5 de la tarde no ha terminado, me da igual, tengo que salir no tengo agua ni para beber ni para cocinar. A las 5 de la tarde el viento no había terminado, así que recogí todo, que problemas para desmontar la tienda, pensé que se la llevaba el viento, pero conseguí guardarla. Empecé arrastrar la bici, subirse en ella  es imposible con ese viento que hace que el andar se convierta en una tarea difícil, cuando llevaba un ratito luchando contra el viento, para un camioncito y me hizo un gesto para que subiera la bici, por un instante dude, pero al segundo,  dije !arriba la bici! con este viento no llego a ningún sitio. Así que el último día lo hice en camión conducido por Luis, que en poco más de una hora de viaje me contó toda su vida  y me habló del tema principal de la región XII, la magallánica, de Chile donde me encuentro ahora, el alza del gas.El gobierno central aprobó una buena subida del precio del gas natural, en esta región la Magallánica es donde se produce y donde, por motivos obvios, el duro clima, más se consume de Chile. Mañana hay una huelga general en toda la región, hay banderas negras en contra de esta subida, pintadas por las calles y toda la gente magallánica hablan de ella. El señor Luis me hablaba y hablaba mientras conducía y yo le escuchaba, era un buen “platicador”. Me comentaba que por una parte le esta bien a los magallánicos por haber votado a Piñeira,  aquí gano por mayoría absoluta, que él ya sabía que una persona tan rica no podría ser un presidente de los ciudadanos de a pie. Me contó que tenía una pequeña empresa de construcción tenia 11 obreros, 5 en Punta Arenas y 6 en Natales, pero que él era y se consideraba  un trabajador,  que había trabajado mucho para poder dar estudios a sus tres hijos, ya que acá  en Chile no es como es su país, España donde la educación y la sanidad es gratis, acá se paga todo,  me decía. Un mes en la secundaria cuesta más de 200 dolares y no te digo nada en la universidad más de 6.000 dolares por curso más gastos, cuando el salario mínimo es de unos 300 dolares americanos.Repaso  a todos los  últimos presidentes chilenos, cómo nos defraudo Lagos  que decía ser un socialdemócrata y sabes lo que hizo lo primero “el huevon” llenar los bolsillos y bien llenos a toda su familia y  continuaba y continuaba hablando, yo escuchaba.  Así entre esta conversión se me paso rápido la hora de viaje y llegué a  Puerto Natales, donde Luis me dejo se despido con un buen apretón de manos y me dijo que sepa usted que no conozco su país pero que tiene suerte de ser de allí ya que creo que la educación y sanidad para todos es la única forma de que avance un país.Busque un camping que es donde me encuentro ahora cansado y sin saber casi la hora que es, ni en el día que me encuentro, ya que me he pasado tres días armando la carpa, desarmando la carpa, durmiendo de día, despertándome por la noche aunque fuera de día, dando pedales contra el viento,  creo que es el “Jat lag” del viajero en bici de la Patagonia”.
Manifestación en Natales contra el alza del gas
Para evitar el Jat lag, dejaré la bici por unos días y me iré a recorrer a pie el parque natural Torres del Paine, si el paro general me lo permite. !Salud!

Viento, viento y más viento.

Cuaderno de Ruta (Ushuaia, Tolhuin, paso fronterizo San Sebastían, Porvenir (Chile) y Punta Arenas Chile.
  
He estado 5 días pedaleando y si tuviera que definirlos con una sola palabra esta sería VIENTO. Como os dije, el día 2 de enero empecé a pedalear, salí sobre las 11 de la mañana de Ushuaia, cuando llevaba unos 25 kilómetros pedaleando por un increíble paisaje, montañas, ríos, cascadas…paré a descansar un rato. Es ese descanso vi aparecer a un ciclista, al verme paro era Celment un francés que a partir de ese momento sería mi compañero de fatigas durante los 5 días siguientes. A los pocos kilómetros de empezar a pedalear con Clement comenzó el puerto Garibaldi de unos 5 kilómetros de distancia, aquí me dí cuenta de lo fuerte que estaba este francés. Terminamos de subir, que vistas abajo el lago Escondido al fondo el gran lago Fagnano. Comimos un poco y comenzamos el descenso. Ese día acampamos a orillas del Lago. Montamos nuestras tiendas, comimos un buen plato de pasta,   me quedé sorprendido. Después de pedalear más de 90 km en bici, de llevar en ella todo lo necesario a lo que se refiere  comida para unos 4 días, la tienda, la ropa, el saco…..A Clement le quedaban fuerzas y ganas  para hacer gimnasia hizo abdominales, flexiones, fondos…yo lo único que hice fue leer un poco de un famoso libro argentino La Patagonia Rebelde. Los demás días fueron igual después de pedalear yo leía y Clement con su gimnasia. Este libro la Patagonia Rebelde escrito por el historiador Osvaldo Bayer, es el testimonio de un virulenta represión y matanza de 1500 trabajadores del campo a manos del ejercito, durante la huelga patagónica de 1921. Huelga protagonizada sobre todo por inmigrantes españoles e italianos con ideas anarquistas que pusieron en jaque al sistema de propiedad y a las condiciones de trabajo, casi feudales, que había a principios del siglo pasado en toda la Patagonia. Pero estos románticos soñadores de un mundo más justo e igualitario fueron duramente reprimídos por el ejercito. Eran otros tiempos.
Saliendo del fin del mundo
 
¿Dónde me había quedado? ya me acuerdo, en la gimnasia de Clement y en mi lectura. Durante el primer día no hizo mucho viento e hicimos casi 100km. El segundo día aunque nos llovió aprovechamos a pedalear durante mucho tiempo ya que no teníamos viento, esa noche dormimos en una vieja  y abandonada casa de esquiladores. Al día siguiente viento, viento y viento había oído hablar del viento patagónico pero esto no es viento sino que parece un huracán. Por la dirección que llevamos, el viento siempre nos da y dará del costado izquierdo o de cara, nunca de culo. A pesar del esfuerzo que realizas no avanzas y de vez en cuando  viene una ráfaga de viento que te hace perder el control de la bici e irte a la cuneta, menos mal que te saca para afuera de la carretera y no para adentro lo que sería mas peligroso por los coches y camiones.
 
El tercer día llegamos a Río Grande la otra ciudad grande, junto a Ushuaia de la isla de Tierra de Fuego, esta no es turística. Compramos algo de comida y proseguimos con la ruta. El mar al lado derecho de la carretera y viento, viento y más viento. Así era imposible seguir, preguntamos donde podíamos acampar y un señor nos respondió “acá nomas” y se refería a un parque en la salida de la ciudad, Clement y yo pensamos ¿cómo vamos acampar acá? el señor nos dijo que si no queríamos acampar en el parque a unos 500 metros más adelante había una cancha de fútbol. Nos dirigimos hacia ella,esos 500 metros a causa del fuerte viento nos parecieron kilómetros. Preguntamos en una casa de la lado y la respuesta fue “acampen acá nomas no es peligroso” así que acampamos en una vieja cancha de fútbol. Es señor nos trajo agua para cocinar, así que cenamos y lo de siempre lectura y gimnasia. Al día siguiente nuestro comentario, aunque uno francés y otro español,  fue el mismo, increíble si acampas en un sitio similar en España o Francia, al lado de  la carretera principal, a las afueras de una ciudad de mas de 150.000 habitantes posiblemente pueden ocurrir dos cosas, una o que amanezcas sin nada o otra que lleguen los policías te echen y te pongan 100 euros de multa.
Alto Garibaldi
 
El cuarto día en bici fue horrible, el paisaje casi desértico, rectas y viento, viento y más viento. Llegamos a San Sebastián puesto fronterizo argentino y chileno. Al día siguiente más viento y ahora carretera de ripio como dicen acá, a los caminos es decir no asfaltado. Llegamos al Porvenir en este pueblecito tomamos el ferry que nos cruzo el estrello de Magallanes hasta la ciudad Chilena Puna de Arenas. En estos 5 días de pedaleo hemos recorrido casi 500 km, hemos atravesado toda la isla Tierra de Fuego, la verdad que han sido 5 días increíbles aunque duros físicamente y psicológicamente, pero muy bonitos.  Creo que si no hubiera ido con Clement habría tardado unos días más. Hemos conocido a la gente amable y gentil que son los Fueguinos es decir los habitantes del la isla Tierra de Fuego. Ya que teníamos que parar en las pocas estancias, granjas,  que había a pedir agua.
Lago escondido
Acampando al lado del lago Fagnano
 
Ahora me encuentro en Punta Arenas donde después de 5 días de pedalear bajo lluvia, viento,calor, frío,  rectas infinitas me pude duchar. En unos días continuo con el viaje hacia Puerto Natales, serán unos 260 km donde no hay nada más que viento y alguna estancia para que me den agua.
 
Así que a descansar y tomar fuerzas. !Salud!
 
 

Desde el fin del mundo os deseo un feliz año a todos

Hoy es uno de enero, año nuevo, como sabéis estoy en Ushuai, mañana día 2 de enero empezaré a pedalear. Entre unas cosas y otras en Ushuai he pasado una semana. Ushuai es como he dicho en varias ocasiones la ciudad más austral del mundo y por ello es conocida como el fin del mundo, no en el sentido temporal, sino como el “lugar más remoto del mundo”. Esta situada al sur de la Isla Grande de Tierra de Fuego, esta isla esta dividida entre dos países a Chile le corresponde la parte Oeste y a Argentina la parte este. El estrecho de Magallanes separa el continente americano de la Tierra del Fuego que esta compuesta por la Isla Grande y un gran archipiélago pràcticamente despoblado. A pesar de estar lejos de todo, esta tierra ha estado habitada desde hace unos 10.000 años por varios grupos étnicos los onas, los haushs y los yamanas.

En el siglo XIX y principios del XX Tierra de Fuego atrajo a cazadores de focas, pescadores de ballenas, buscadores de oro y aventureros europeos que trajeron con ellos nuevas enfermedades para los indígenas esto sumado a la caza de ellos por parte de los blancos hizo que desaparecieran. En 1860 solo quedaban unos 25000 yamaras en 1930 prácticamente no quedaba ningún poblador indígena fuegino.

Actualmente Ushuai es un importante centro turístico que atrae a gentes muy diferentes, mochileros, viajeros, turistas de alto poder adquisitivo, en invierno a esquiadores….Hay muchos hoteles, empresas que organizan trekkings, paseos en barco por el canal de Beagle, cruceros atravesando los fiordos hacia Chile y el viaje estrella es un crucero a la Antártica el más barato por un módico precio de 4000 dolares americanos. La calle principal de la ciudad, que se llama San Martín esta llena de tiendas de las mejores marcas internacionales en lo que se refiere a ropa, a ropa de montaña, electrodomésticos….ya que no tienen IVA pero personalmente los precios me parecen igual e incluso más caros que en España.

En esta ciudad llevo una semana, ¿por que llevo tantos días? porque entre otras cosas he tenido algún problema con mi bici antes incluso de pedalear, si, aunque parezca mentira he tenido problemas con la bici antes de pedalear. Pero no todo han sido problemas también navegué por el canal Bealge, subí al glaciar Martial, camine por el impresionante parque Natural de Tierra de Fuego.

Cuando pare en Puerto Madryn, donde las ballenas, compré una bici, cuando fuí a comprar el billete de autobús hacia Ushuai ¿cuál fue mi sorpresa? no podía subir la bici al bus. Pregunté en las 3 compañias que viajaban hacia Usahuai y nada, la solución que me dieron fue que mandara la bici por encomendia. Pregunté y solo llegaba a Rió Gallegos una ciudad todavía en el continente que dista mas de 500 kilómetros de Ushuai. No me quedo otra que descambiar la bici, menos mal que el vendedor lo entendió. Cuando llegué a Ushuai comencé a buscar a mi compañera de viaje, pero unas eran muy “malas” no aguantarían más que unos pocos kilómetros y otras eran bicis de gama alta de mas de 1200 euros. Convencí al dueño de una tienda de alquiler de bicicletas para que me vendiera una de segunda mano, acordé con él el precio y me dijo que la recogiera al día siguiente. Cuando llegué me dijo que le había sido imposible encontrar un trasportin, que es lo que va detrás del sillín para transportar las alforjas, sin él no podría viajar. Así que me tiré dos días de tienda en tienda de deporte, preguntando por todos los lados y no encontraba el dichoso transportín. Por fin en una tienda de alquiler de bicis el dueño me proporciono uno que no le valía a él por que estaba roto. Busqué desesperademente a una persona que soldara aluminio y creo que encontré al único herrero de la ciudad que lo hacia. Me hizo un trabajo de un autentico artesano, espero que me dure mucho, así que por fin conseguí la bici y el dichoso transportín.

Mañana día dos de enero empiezo a pedalear y con ello a pasarme, o eso espero, cosas más interesantes que los problemas para encontrar un simple transportin en el fin del mundo. La verdad que con la cantidad de tiendas de todo tipo que hay me parecía mentira no poder encontrarlo.

Feliz año nuevo a todos.